top of page

La diabetes puede evitarse en muchos de los casos

Dra. Raksha Joshi.

La diabetes, a veces conocida como la “enfermedad del azúcar”, es una enfermedad caracterizada por el aumento anormal de glucosa en la sangre. El cuerpo convierte el alimento en glucosa, un tipo de azúcar simple, la cual es utilizada por las células para producir energía. Las personas con diabetes tienen dificultad para convertir el alimento en energía debido a la falta de insulina, la hormona esencial para esta conversión. La causa puede ser que el páncreas no secreta suficiente insulina o que las células del cuerpo no pueden utilizarla de forma adecuada. En cualquier caso, las células son incapaces de convertir la glucosa en energía, ocasionando que la glucosa se acumule en el cuerpo.

 

El tipo más común de diabetes es la llamada mellitus tipo 2, que se observa en adultos, aunque también puede afectar a los niños. En los casos de diabéticos con tipo 2, las células no pueden aprovechar la insulina que produce el cuerpo. Entonces, el páncreas cumple con las demandas del cuerpo produciendo más y más insulina, hasta que alcanza un punto en donde ya no puede continuar secretando insulina. Con la diabetes mellitus tipo 1, el páncreas es totalmente incapaz de secretar insulina o produce pequeñas cantidades que no son suficientes.

 

Con frecuencia, la diabetes no presenta síntomas específicos, a menos que los niveles de glucosa sean demasiado altos. Los síntomas más comunes son aumento de la sed, producción excesiva de orina y pérdida inexplicable de peso. Otros síntomas pueden ser fatiga, problemas de visión, aumento de hambre o pequeñas heridas que parecen no sanar.

 

Existen factores que aumentan el riesgo de que una persona desarrolle diabetes, entre ellos:

 

  • Ser mayor de 45 años

  • Tener sobrepeso o ser obeso

  • Tener familiares directos (padres o hermanos) con diabetes

  • Ser de origen hispano, afroamericano, nativo americano o asiático americano

  • Estar embarazada, especialmente si necesita insulina para controlar los niveles de glucosa

  • Dar a luz a un bebé con un peso mayor de 9 libras (4 kilos)

  • Hacer muy poco o nada de ejercicio

 

Debido a que la obesidad es un problema común entre los norteamericanos, el riesgo de desarrollar diabetes ha aumentado. La manera más fácil de confirmar si una persona tiene diabetes es mediante una prueba de sangre ordenada por el médico durante su revisión médica anual. Se recomienda que toda persona mayor de 45 años, especialmente si tiene alguno de los factores de riesgo ya mencionados, se haga una prueba anual de detección de diabetes.

 

Las personas pueden reducir su riesgo de desarrollar diabetes si mantienen un peso sano, hacen ejercicio regularmente y siguen una dieta sana baja en grasa y calorías. Las personas con diabetes pueden controlar sus niveles de glucosa perdiendo peso y haciendo ejercicio regularmente. Además, es probable que su médico recete ciertos medicamentos o incluso insulina para controlar la diabetes.

 

Una diabetes mal controlada puede ocasionar complicaciones como ceguera, enfermedades del corazón o riñón, problemas vasculares, infecciones y, con el tiempo, hasta posibles amputaciones de las extremidades inferiores.

 

Personas con riesgo de desarrollar diabetes pueden mantener una buena salud manteniendo un peso sano y haciendo ejercicio regularmente – y no se olvide de pedirle a su médico que le hagan la prueba de detección de diabetes.

 

La Dr. Raksha Joshi es la directora de salud de la mujer y mejora calidad y el desempeño de VNA central de Nueva Jersey, Asbury Park, NJ

bottom of page